El carbonero común, invitado a comer

Mallerenga en una menjadora

Este invierno hemos decidido construir un comedero para que los pájaros se acerquen y coman un poco, ajenos a los ojos que les observan.
El comedero está construido con madera reciclada y echa de manera que la comida queda protegida del agua de la lluvia, así evitamos que la comida se estropee.

Una vez construido lo hemos colgado en un níspero muy frondoso, pero orientado de manera que se pueda ver bien des de una ventana de casa, así, podemos observar todo lo que se acerca a comer.

 

Finalmente lo hemos llenado de comida. Básicamente hemos puesto almendras, avellanas y pipas. Algún día también pusimos el hueso de una manzana y mezclas de semillas para pájaros, de estas que se dan a los canarios o a los periquitos. Pero lo que más éxito ha tenido, con diferencia, han sido las avellanas i las almendras.

Allí donde hemos puesto el comedero hay muchos tipos de pájaros: verdecillos, tórtolas, urracas, gorriones, mirlos, colirrojos... Pero solo hemos conseguido pillar a un carbonero común, Parus major, pues es un pájaro que en seguida se acostumbra a los comederos.


Sabemos que recibido visitas de pájaros más grandes, ya que los restos de manzana han desaparecido, pero supongo que no hemos estado todo lo atentos que tendríamos que haber estado...

El caso es que el carbonero lo hemos podido observar, fotografiar y hasta gravar, así que ya estamos contentos. El invierno que viene lo volveremos a intentar a ver si conseguimos "cazar" otro pájaro.

Mallerenga en una menjadora